domingo, 1 de septiembre de 2013



Todos disponemos de un cubo invisible. Nuestra situación es óptima cuando nuestros cubos están llenos a rebosar y pésima cuando están vacíos. Todos disponemos asimismo de un cucharón . En cada interacción con otros podemos emplear el cucharón para llenar o vaciar los cubos de los demás.
Cuando decidimos llenar el cubo de los demás conseguimos al mismo tiempo llenar el nuestro.
Donald O. Clifton, impulsor de la psicología positiva.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada